¿Qué es Misión y Visión?

¿Qué es Misión y Visión?

Establecer bases sólidas para crecer con dirección.

Uno de los primeros pasos que damos cuando iniciamos el proceso de creación de una marca consiste en recopilar información sobre la empresa, su producto o servicio, sus competidores y su público objetivo. Este proceso se realiza para comprender mejor las metas, expectativas y necesidades que tendrá la marca, y estos lineamientos nos servirán de guía en cada etapa del proceso, desde el planteamiento del concepto hasta la definición de una gestión estratégica.

Parte de esa información consiste en dos elementos que toda empresa formula cuando inicia: la misión y la visión. Estos elementos son importantes porque responden a preguntas fundamentales que todo negocio debe resolver para ser construido.

La misión responde a la pregunta: ¿para qué existe esta empresa? También nos dice cuál es la razón de ser del negocio, para qué existe, qué cambios espera lograr.

Mientras que la visión, responde a la pregunta: ¿a dónde queremos llegar? También nos dice cuáles son los objetivos que la empresa espera lograr en un futuro determinado, es decir, cómo se proyecta a sí misma en unos años.

Una vez que se tiene una idea de negocio, el siguiente paso suele ser redactar un plan de negocios, un documento que se emplea para establecer, analizar y reconocer diversos aspectos del emprendimiento, como sus metas, su público objetivo, el servicio que brindará, su estructura organizacional, sus planes financieros, entre muchos otros. La misión y la visión forman parte de estos contenidos, ya que suelen ayudarnos a plantear algunos aspectos clave que influenciarán el comportamiento de la empresa durante toda su vida operativa.

Debido a que la misión y la visión responden a preguntas esenciales, resultan información muy valiosa para el proceso de creación de marcas, ya que no solo anteceden a los objetivos de la marca en sí misma, sino que nos permiten tener una primera dirección de la filosofía de la empresa, así como de su promesa. Cuando iniciamos la construcción de una marca, la misión y la visión sirven como una línea de base que nos permite entender las fortalezas de la empresa, su comportamiento y su relación con su audiencia. Todos estos factores resultan esenciales para construir un concepto alineado con la identidad del negocio, y esto es lo que nos permitirá también establecer una identidad visual coherente y consistente.

Además, una misión y una visión bien definidas ayudan al creador de la marca a establecer una estrategia comunicativa con coherencia interna, que pueda ser correctamente implementada por el negocio en el futuro.

Y sin embargo, pese a su importancia, muchas veces encontramos misiones y visiones redactadas de forma genérica, que brindan escasa o nula información. Esto no solo entorpece el proceso de branding, sino que afecta cada aspecto comunicativo de la empresa, ya que no nos permite tener un fundamento que nos indique qué somos o a dónde nos dirigimos.

Para redactar adecuadamente una misión y una visión, es necesario tener en cuenta diversos factores:

1. Deben ser únicas a mi negocio. Es bastante común encontrar textos de misión y visión tan genéricos que podrían ser aplicados a cualquier negocio. Sin embargo, esto es un error, ya que la misión y la visión deben ser indicadores claros de la identidad de la empresa, deben dejar en claro qué la hace única y deben ayudarnos a entender sus objetivos.

2. Deben estar enfocados hacia mi público objetivo. Una empresa se dirige siempre a un público objetivo, un público al que quiere alcanzar y que tiene características que lo definen y lo separan del resto de potenciales clientes. Es fundamental que la misión y la visión le hable directamente a ese público, ya que es con ellos con quien se busca conectar.

3. Deben servir de guía para futuras decisiones. Una vez que la misión y la visión han sido redactadas, deben servir como fundamentos sólidos sobre los cuales se pueden construir nuevos conceptos. Cuando damos un paso estratégico, ¿nos acerca a nuestra visión? Cuando nos comunicamos con nuestra audiencia, ¿estamos siendo coherentes con la misión que decimos tener?

Siempre debemos recordar que una misión y una visión correctamente establecidas no solo sirven como fundamentos que permiten al negocio tomar decisiones empresariales, sino que se convertirán también en los primeros eslabones que se emplearán en la construcción de la marca. Por ello, recordar su importancia puede ayudar a un negocio a tener una dirección más clara, ganar coherencia en su comportamiento y acercarse a su audiencia con experiencias más auténticas.

Descubre nuestras especialidades

Aprende Branding, diseño y otras especialidades en tiempo real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *