Esencia y Concepto de Marca

Esencia y Concepto de Marca

Construir desde adentro.

Cuando construimos una marca, la primera etapa de nuestro proceso no se centra en los aspectos visuales que esta tendrá, sino más bien en la definición de conceptos, valores y objetivos. Esta primera etapa es fundamental para obtener marcas coherentes y consistentes, pues se trata de los cimientos sobre los que se edificarán luego otros aspectos, como el sistema visual o la gestión estratégica de comunicación con la audiencia.

Para comprender mejor su importancia, es necesario identificar correctamente los diferentes elementos a definir, así como comprender sus diferencias y características.

Una vez concluido nuestro proceso de investigación y análisis, nuestro siguiente paso consiste en tratar de definir el concepto de la marca. El concepto es la piedra angular de lo que la marca será: es el contenedor de sus valores, metas, atributos y formas de comportamiento. Para poder guiar mejor este concepto, creamos además una serie de elementos:

1) La promesa de marca.- Es el punto de partida para nuestro concepto, ya que se trata de la base más fundamental de nuestro intercambio con la audiencia. La promesa consiste en aquello que la marca le ofrece a su audiencia y que mantendrá sin importar cambios futuros en el contexto, la dirección o la estrategia comunicativa. Responde a la pregunta: ¿qué ofrezco?

2) Atributos de marca.- Se trata de una serie de valores diferenciadores que hacen a la marca única, separándola de la competencia. Los atributos le comunican a la audiencia qué pueden esperar durante su comunicación con la marca, y definen en gran medida su personalidad. Responde a la pregunta: ¿Qué me caracteriza?

3) Filosofía de marca.- Equivale a una ideología, una forma de pensar que hace que la marca haga las cosas de una manera determinada, y que guía su forma de actuar y de comportarse. Responde a la pregunta: ¿Cómo lo hago?

4) Concepto de marca.- Es el resultado de lo anterior y de todos los demás valores y objetivos. El concepto le da una direccionalidad a la marca, es nuestra guía para entender cómo proyectaremos todo aquello que buscamos comunicar. Responde a la pregunta: ¿Qué soy?

Es a partir de la definición de estos cuatro elementos que podemos empezar a plantear tanto el sistema visual como la gestión estratégica, ya que de esta manera nos aseguramos de que, sin importar las decisiones que se tomen posteriormente, todas tengan su fundamento en un mismo origen y se encuentren alineadas con los lineamientos definidos.

Como podemos ver, la promesa, los atributos, la filosofía y le concepto son elementos fundamentales. Debido a que se trata de criterios abstractos, pueden resultar complejos de comprender por su complejidad. Sin embargo, al verlos ya aplicados, nos es más sencillo terminar de entender su funcionamiento.

Tomemos como ejemplo a Brand Inteligente y veamos cómo, a través de este proceso, podemos llegar no solo a comprender mejor su comportamiento visual, sino a entender la relación entre los componentes de la marca.

Nuestra promesa como Brand Inteligente consiste en mejorar las capacidades de nuestros usuarios y en brindar conocimiento sustentado sobre los temas que nos preocupan como branding, diseño o gestión de marcas. Eso significa que, sin importar lo que hagamos, tenemos un compromiso con nuestra audiencia de que nuestras actividades promuevan el conocimiento y los ayuden en su camino de aprendizaje.

Sin embargo, existen otras marcas que también tienen compromisos con el aprendizaje. Por ello, definimos cuatro atributos que nos hacen distintos: nuestro profesionalismo (ya que buscamos siempre brindar contenido de calidad a través de procesos modernos y sustentados), nuestra modernidad (ya que tenemos una visión contemporánea y actual), nuestra cercanía (ya que nuestro trato con la audiencia posee un alto grado de amigabilidad y empatía) y nuestro sentido crítico (ya que no nos enfocamos en el conocimiento puramente técnico o superficial, sino que buscamos difundir la importancia del sustento).

Además de estos cuatro atributos, tenemos una filosofía que guía nuestra manera de hacer las cosas, la cual consiste en enseñar y transmitir conocimiento a través del análisis, la reflexión y el pensamiento crítico.

Esto nos lleva a nuestro concepto como marca, el cual consiste en construir desde adentro. Es decir, no nos centramos en el conocimiento superficial o puramente estético, sino que buscamos los fundamentos y la validez de aquello que buscamos transmitir.

Nuestro concepto, sin embargo, no se refleja únicamente en nuestro comportamiento, sino también en nuestro sistema gráfico. Podemos ver cómo nuestro logo fue construido a partir de un juego de forma y contraforma, que aplica la idea de construir desde adentro. Esta idea, nuestro compromiso con el conocimiento sustentado, no solo está representada o simbolizada, sino también expresada de forma visual y explícita.

Asimismo, nuestros atributos se ven reflejados en los diferentes elementos del sistema. Nuestra paleta de colores se comunica a través de un gradiente, ya que este elemento expresa tanto la modernidad a la que hacíamos referencia como nuestra cercanía con la audiencia al variar de un tono frío a uno cálido. 

Del mismo modo, nuestra tipografía de marca posee una personalidad cálida, pero también un altísimo grado de legibilidad, ya que de esta forma no solo reforzamos la cercanía, sino que también destacamos nuestro compromiso con la claridad didáctica.

Estos ejemplos son solo una muestra. pero como podemos ver, cada elemento del sistema visual debe estar alineado con el concepto, la promesa, la filosofía y los atributos de la marca. Podemos ver cómo el clima fotográfico, las retículas, la iconografía, el estilo de ilustración y los recursos gráficos reflejan estos valores y siguen una misma dirección.

Incluso nuestro lenguaje de marca está pensado para contener un grado de cercanía sin dejar de ser nunca profesional y educativo. Es por eso que nuestros videos buscan tener un lenguaje sencillo y claro, pero no empleamos jerga o un lenguaje excesivamente coloquial.

Una vez construido el sistema visual, aplicamos el mismo principio a la definición de la gestión estratégica para la marca. De esta manera, sin importar qué decisiones tomemos en el futuro, nos estaremos asegurando de tener lineamientos coherentes con el concepto y consistentes con nuestra promesa. Esto no solo asegurará una identidad mejor construida, sino que también nos permitirá establecer, desde la misma concepción de la marca, una relación más sólida y sincera con nuestra audiencia.

Descubre nuestras especialidades

Aprende Branding, diseño y otras especialidades en tiempo real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *