Inicio Diseño aplicado Retículas y Orden de lectura

Retículas y Orden de lectura

0
0

Hoy quiero hablarles sobre la importancia de crear un recorrido visual intuitivo y de generar un orden de lectura durante el diseño de piezas editoriales.

En el video anterior pudimos aprender acerca de la importancia de las grillas y retículas en la composición. Estas herramientas son fundamentales porque son las que establecen el factor más importante en una diagramación: el orden de lectura del contenido. Si no definimos un orden de lectura claro, generamos una sensación de confusión en el usuario, quien empieza a leer los textos de manera arbitraria y desordenada, o lo que es peor aun, a no leerlos en absoluto.

La función principal del diseño editorial es brindarle al usuario una correcta lectura de la información de manera atractiva, armoniosa y legible, de manera que el usuario no se sienta abrumado por la cantidad de información ni confundido acerca de cómo leerla, ya sea en soportes impresos o digitales. Es fundamental recordar que uno de los objetivos principales del diseño es resolver problemas comunicativos a nivel visual, por lo que un buen diseñador debe entender plenamente el orden de lectura antes de iniciar la diagramación de una pieza.

Uno de los primeros pasos para generar un orden de lectura es la creación de retículas. Este paso ayuda a tener una mejor disposición del espacio y a ordenar la información de manera flexible. Un mayor número de columnas en la grilla permite una dirección más dinámica a la información, pero si empleamos un menor número de columnas, el resultado será una lectura más solida y estable. Por ello, es fundamental realizar un análisis del contenido, pues esto nos permitirá determinar un balance que se traduzca en una lectura cómoda y fluida para el usuario.

Además de analizar el texto, es fundamental considerar al público al que va dirigida la pieza. Por ejemplo, una pieza institucional dirigida a organizaciones, podría requerir de un diseño más estable, mientras que una orientada a un público joven puede ser más flexibles y dinámica.

Crear grillas y retículas no es una tarea difícil de por sí. Lo complicado es generar un orden de lectura armonioso con relación a la información.

Como podemos ver en la pantalla, en este momento estoy diagramando un afiche netamente tipográfico. Para ello, el criterio principal que estoy empleando es el orden de prioridad que tienen los textos. Eso me lleva a determinar los contrastes que deben existir, los cuales se logran con las variables tipográficas y los tamaños de los textos. De esta manera el resultado es un afiche dinámico, fresco y legible.

Así como las grillas nos sirven de referencia, romper con los límites es también parte de la creatividad. Pero para hacerlo, debemos también respetar el orden de lectura, así como el recorrido visual. Y, sobre todo, los elementos deben tener un soporte en la composición.

Otro punto sumamente importante al momento de realizar el análisis inicial es entender la temática y las características del contenido. ¿Qué tipo de información vamos a diagramar?  ¿Se trata de un afiche que busca llamar la atención o de una pieza que será leída detenidamente? Si no nos tomamos el tiempo para entender la información, nos resultará muy complicado decidir qué propuesta de diagramación será la más indicada para el usuario.

Como podemos ver, el diseño editorial va más allá del factor puramente estético, y requiere de una coherencia interna que tome en cuenta todos los aspectos mencionados. Es decir, debemos aspirar a un diseño editorial inteligente.


Comentarios

comments