Inicio Diseño

Diseño

Universo real, tangible y coherente. La identidad de nuestra marca tiene que verse reflejada en la imagen. Cuando estas dos están correctamente alineadas, generamos un sustento sólido de marca que será validado por nuestro público.
Diseñar lo correcto para comunicar lo correcto. Las personas no compran lo que no entienden. Por ello, respetando la identidad de marca, debemos recordar siempre a nuestro público antes de diseñar.
Contexto al mensaje. La forma en la que se expresa nuestra marca con su público tiene un valor importante dentro de la comunicación. Para ello, existe un universo de tipografías que deben ser seleccionadas estratégicamente.
Si tienes una gran marca, construye un gran logo. El logotipo exitoso debe ser memorable, duradero y único, para conseguirlo, existen seis claves; entre ellas está la coherencia, la simpleza y la personalidad.
Coherencia y armonía en los detalles. La estrategia correcta para seleccionar la tipografía en un logotipo está en descubrir los detalles que encierra nuestro isotipo.
Precisión y proporción con definición. La construcción de un logo debe centrarse en el orden para generar un atractivo visual, y así llegar a ser memorable.
Nuevos tiempos, nuevas marcas, nuevas identidades. El logotipo responsive es capaz de adaptarse a los cambios de formato sin perder la esencia. El reto está en hacer más simple nuestro logo para seguir transmitiendo la identidad de marca.