Inicio Branding

Branding

Ser la mejor versión de uno mismo. El branding personal es transformar tu propia imagen en una marca para tener presencia frente a los demás.
Para ser únicos, debemos siempre ser diferentes. En la construcción de un logo, es necesario basarnos en figuras geométricas para mantener la armonía. A esto, debemos agregarle unos importantes detalles que harán único a nuestro logo.
Reaccionar para sobrevivir. No proyectar la esencia de nuestra identidad como marca puede perjudicarnos con nuestra audiencia. Sin embargo, solo tres puntos claves nos ayudarán a revertir esta complicada situación.
Diseñar es poner las cosas en su lugar. Cuando empezamos a diseñar sin ningún orden, es posible que el resultado no se entienda y genere ruido en la comunicación. Para evitar este tipo de situaciones es necesario conocer cuatro claves que ayudarán a llevar adecuadamente nuestro mensaje como marca.
Universo real, tangible y coherente. La identidad de nuestra marca tiene que verse reflejada en la imagen. Cuando estas dos están correctamente alineadas, generamos un sustento sólido de marca que será validado por nuestro público.
Sin nombre no hay marca. La estrategia de Naming se basa en la capacidad de lograr transmitir de manera sencilla y directa, con palabras concretas, lo que nuestra marca quiere representar.
El Branding toca y mueve emociones, cambia nuestro comportamiento y cambia nuestro ánimo. El Branding es crear un lazo humano entre las marcas y las personas.
Concepto y filosofía de marca. El logotipo es un signo gráfico que identifica a nuestra marca. La imagen es la proyección de la identidad de la marca. La gestión y desarrollo de la identidad e imagen de marca se llaman Branding.
Contexto al mensaje. La forma en la que se expresa nuestra marca con su público tiene un valor importante dentro de la comunicación. Para ello, existe un universo de tipografías que deben ser seleccionadas estratégicamente.